La gestión de tesorería es una prioridad para los fundadores

La liquidez es el el salvavidas de la empresa. Con la liquidez, se tiene la oportunidad de luchar para lograr la visión, pero cuando se queda sin efectivo, es el camino al fracaso.

No es ningún secreto que el entorno de financiación de empresas emergentes no es lo que era hace un año. A medida que las tasas de interés han subido, la deuda se ha vuelto más cara y el listón para asegurarla se ha vuelto más alto. Según el último informe sobre el estado de las inversiones la financiación total de empresas disminuyó un 34% en el tercer trimestre de 2022 en comparación con el trimestre anterior.

El entorno de recaudación de fondos no se está volviendo más fácil, y eso está agregando aún más presión sobre los fundadores y los equipos para aprovechar al máximo sus reservas de efectivo actuales. La gestión de tesorería es una forma de hacerlo.

Ya sea que necesite ampliar la pista que ha asegurado hasta ahora o simplemente cerrar una ampliación, las siguientes son algunas razones por las que la gestión de tesorería debería estar en la parte superior de la lista de prioridades como fundador y lo que puede hacerse desde hoy.

las reservas de efectivo no significan nada si no se puede acceder a ellas a tiempo para pagar loss gastos corrientes.

La inflación ha hecho que todo sea más caro, lo que significa que sus reservas de efectivo actuales no llegarán tan lejos como lo harían hace unos años.

Por ejemplo, los recientes anuncios de aumento de precios por parte de los principales proveedores de la nube muestran que la computación en la nube, uno de los mayores gastos en los que incurren las empresas emergentes, no es inmune a los efectos de la inflación.

Una estrategia activa de gestión de efectivo para optimizar las reservas utilizando instrumentos de renta fija puede agregar días, semanas y meses, brindando los recursos necesarios para respaldar la estrategia de crecimiento de su empresa y llevarlo a su próxima ronda de financiación.

El aumento de tasas no ha terminado

Muchas personas no se dan cuenta de que las tasas altas pueden durar más de lo que todos esperan. Como muestra la cuarta subida de tipos consecutiva de 75 puntos básicos, la FED ciertamente lo manifiesta.

Sin embargo, este entorno presenta una oportunidad para las nuevas empresas con reservas de efectivo. Las tasas de interés más altas tienen un impacto positivo en los rendimientos pagados por los bonos del Tesoro de EEUU, por ejemplo, y otros tipos de activos de renta fija. Con la estrategia correcta implementada, puede usarse un entorno de tasa más alta como ventaja.

La gestión de tesorería a medida es más accesible que nunca

Solo las grandes organizaciones globales solían tener equipos y servicios de gestión de tesorería dedicados, y su empresa tenía que tener decenas de millones de dólares antes de que los banqueros siquiera hablaran con un cliente.

La innovación Fintech ha democratizado la gestión de tesorería a medida, y los asesores de tesorería corporativa de hoy ayudan a las empresas en etapa de crecimiento a gestionar la liquidez mientras optimizan el efectivo diario a medida que suben las tasas de interés.

Desarrollar un plan de manejo de efectivo

Los fundadores deben reconocer que la gestión del efectivo debe ser una prioridad y asegurarse de que los inversores estén seguros de que están utilizando los recursos correctamente en un entorno económico difícil.

¿Cómo se puede poner en práctica una estrategia de gestión de efectivo? Aquí hay tres pasos que normalmente recomiendo a los clientes respecto a la gestión de tesorería:

1.- Evalúe las necesidades de liquidez para determinar sus activos invertibles

La liquidez debe ser una de las consideraciones más importantes al desarrollar una estrategia de gestión de tesorería. Las reservas de efectivo no significan nada si no puede acceder a ellas a tiempo para pagar los gastos corrientes.

Hay que calcular cuánto efectivo se necesitará tener disponible mes a mes y desarrollar una estrategia que permita transferir fondos de manera fácil y rápida hacia y desde las cuentas de tesorería para cubrir los gastos.

2.- Mantener el efectivo corporativo en activos de corta duración y vencimiento

Dado que el mercado financiero no da señales de quitar el pie del freno, hay que asumir que los activos de larga duración seguirán sintiendo el impacto negativo del aumento de las tasas.

Lo último que hacer ahora es exponerse a un riesgo de tasa de interés aún mayor: a medida que aumentan las tasas, el valor de la cartera de activos disponible podría disminuir. Esto se puede combatir acortando la duración de los activos de tesorería para asegurarse de que el efectivo continúe circulando.

3.- Vigilar el mercado y los movimientos de los reguladores financieros

Es una tontería pensar que alguien puede señalar cuándo tocará fondo el mercado, ya sea en acciones o en rendimiento. El único indicador real en el que puede y debe confiar son los Reguladores.

Dicho esto, hasta que éstos digan que las subidas de tipos están en suspenso, los rendimientos seguirán subiendo. Como tal, es crucial ceñirse a un plan, pero también revisar continuamente la política de inversión. Lo que funcionó el mes pasado desde el punto de vista de la inversión puede no funcionar el próximo mes.

Si se cree que este proceso suena complejo y requiere mucho tiempo para hacerlo bien, es cierto. Sin embargo, las recompensas por administrar eficazmente las reservas de efectivo son demasiado importantes como para no dedicar tiempo y recursos a desarrollar una estrategia sofisticada de administración de tesorería. Con los vientos económicos en contra  que muestran signos mínimos de desaceleración en los próximos meses, la gestión de tesorería debería ser un elemento de primera línea en la próxima reunión de liderazgo, si no lo es ya.

RELACIONADOS

- Publicidad -spot_img

ÚLTIMas publicaciones