lunes, junio 21, 2021

Ampliar la misión del Producto Mínimo Viable

Las metodologías lean y agile se adoptan como enfoque principal para el desarrollo de productos. Aun así siguen siendo demasiado disruptoras, especialmente para las grandes organizaciones en grandes proyectos.

En 2011, Eric Ries presentó a través de su libro (El método Lean Startup) y su blog ​​el modelo de construcción, medición y aprendizaje denominado lean startup. Mediante este modelo los gerentes de producto acortan los ciclos de producción centrándose en la funcionalidad en lugar de en la integridad de la visión.

AEste modelo está más que reconocido y se aplicado a nivel global. Por otro lado es evidente lo difícil que sería para una gran empresa arriesgar su imagen de marca y asumir en profundidad esta metodología.

Cómo construir un Producto Mínimo Viable. Fuente: Spotify

Mediante el uso de metodologías lean o agile, un servicio o producto se construye y lanza al mercado rápidamente. Así evita el gasto en recursos innecesarios y aprovecha los comentarios de los clientes para influir en la siguiente fase de construcción.

Sin embargo, este enfoque puede resultar bastante inviable para una gran empresa que desee desarrollar una nueva línea de negocio.

Los productos empresariales tienden a estar compuestos por múltiples niveles de comunicación y toma de decisiones. Además, la burocracia, sumada a la cantidad de partes interesadas involucradas en el proceso de decisión, convierte el producto mínimo viable en algo simplemente imposible de construir. Ese escenario garantizaun tiempo inaceptable para lanzarlo a la red comercial.

Experimento Mínimo Viable (MVE)

Pero también hay otro aspecto relevante y es el hecho de que estas metodologías no están sólo destinadas a construir algo, sino a aprender algo. Por tanto, las grandes organizaciones pueden enfocarse en construir Experimentos Mínimos Viables (MVE) y no productos mínimos viables (MVP). En otras palabras, el objetivo final sería aprender, no crecer.

Al centrarse en los MVE, una gran organización se beneficia de todas las ventajas de un MVP, al tiempo que no incurre en sus inconvenientes. Entre estos inconvenientes está la exposición de la marca ya que se limita a un pequeño grupo de clientes. Además los estándares de calidad corporativos, por ejemplo, pueden relajarse suavemente.

Pero hay razón óptima para elegir los MVE en lugar de los MVP; en última instancia, son más simples. Al final, “si no lo puede explicar de forma simple, no lo entiende suficientemente bien”.

Cómo Spotify construye sus productos. Fuente:Spotify

RELACIONADOS

- Publicidad -spot_img

ÚLTIMas publicaciones