Cómo regular las DeFi

Comercio de igual a igual, cara a cara: es la forma en que se han realizado los acuerdos durante milenios, antes de que la distancia y la falta de confianza nos obligaran a utilizar intermediarios como bancos y corredores para realizar transacciones.

Ahora, las finanzas descentralizadas (DeFi) nos han devuelto a un futuro con numerosas garantías. Podemos realizar transacciones de igual a igual no sólo de forma remota, sino también sin confianza al interactuar con un contrato inteligente. Esta innovación ha sentado las bases para un renacimiento financiero que va mucho más allá de la simple sustitución de los intermediarios.

Hasta hace poco, los reguladores habían ignorado en gran medida este sistema financiero paralelo emergente. Pero con el ex profesor de blockchain Gary Gensler como presidente de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, ha planteado la pregunta: ¿Cómo pueden las autoridades hacer cumplir las regulaciones que no dependen de la presencia de intermediarios? ¿Y cómo protegerá la regulación a los usuarios y al mercado?

De descentralización a desterritorialización

Los protocolos DeFi parecen estar fuera del alcance regulatorio. Las copias del historial de transacciones de blockchain se almacenan en nodos de todo el mundo, listas para reaparecer si una se ve comprometida.

Sin embargo, la historia muestracómo los reguladores podrían abordar la DeFi.

Históricamente, los reguladores solo han tenido competencia sobre las entidades legales dentro de su jurisdicción. Esto cambió con la Ley de Cumplimiento Fiscal Extraterritorial de Cuentas Extranjeras (FATCA) de 2010, que hizo que las autoridades estadounidenses regularan más allá de su moneda y las personas estadounidenses en todo el mundo y se coordinaran con otras jurisdicciones mediante la firma de acuerdos intergubernamentales (IGA) para su cumplimiento.

La UE siguió un enfoque similar con el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) en 2018, redactando regulaciones para controlar los datos de los europeos en cualquier lugar del mundo, aunque no dejan claro cómo las autoridades pueden hacer cumplir las regulaciones contra organizaciones fuera de la UE.

De cara al futuro, podrían usarse estos ejemplos a nivel extraterritorial para llegar al entorno virtual y hacer cumplir la regulación para las DeFi.

Puntos de control: Bloqueos y Accesos

Sin embargo, incluso en el nivel extraterritorial, los reguladores aún necesitan identificar aspectos locales que bloquean las operativas que, de otro modo, serían completamente descentralizadas.

Estos puntos de centralización ya parecen estar en el radar de los reguladores. Como Gensler remarcó: DeFi puede ser un nombre inapropiado, ya que las plataformas a menudo están «descentralizadas en algunos aspectos pero muy centralizadas en otros aspectos».

Los protocolos individuales con desarrolladores conocidos, o aquellos controlados por los titulares de tokens corporativos, podrían verse presionados para que se introduzcan cambios en el protocolo. Y para los protocolos que son tan descentralizados como afirman, administrados por comunidades anónimas distribuidas, los reguladores podrían hacer que la interacción con el protocolo sea ilegal. O, más probablemente, obstaculizar el flujo de fondos al apuntar a las operativas de acceso o marcar ciertos protocolos como tóxicos.

Estas operativas de acceso podrían ser intercambios de moneda fiduciaria a criptografía o monedas estables que podrían verse obligadas a incorporar procedimientos de diligencia debida y procesos de KYC (Know Your Customer, conocimiento del cliente) para garantizar el cumplimiento de las regulaciones contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo (ALD / CFT), etc.

Para que sean efectivos, estos controles futuros deben construirse teniendo en cuenta DeFi. Esto podría hacer que la lista de sanciones se publique como una búsqueda de Chainlink o una llamada API gratuita del Grupo de Trabajo de Acción Financiera (GAFI) o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) directamente.

Al mismo tiempo, es probable que los protocolos individuales que quieran integrarse con la economía real hagan adaptaciones para poder operar dentro de la regulación.

Por ejemplo, Aave brinda acceso DeFi limitado a las instituciones mediante el uso de operativas de acceso en función del proceso KYC. De este modo mitigan el riesgo confiando en organizaciones como Chainalysis para analizar blockchains para el proceso de «conocer su transacción» (KYT). Esto genera un coste de liquidez y no aumenta la oportunidad para todos los participantes, pero produce un entorno más seguro y mejor regulado.

Otras soluciones prometedoras incluyen contratos inteligentes que permiten a las entidades verificadas depositar fondos y acuñar automáticamente «activos totalmente compatibles» que se pueden utilizar en cualquier protocolo DeFi sin tener que utilizar KYC en cada ocasión.

Por otro lado, los protocolos pueden descentralizarse aún más; como hemos visto recientemente, MakerDAO se basa únicamente en un modelo DAO. Pero si bien estos protocolos totalmente descentralizados pueden permanecer fuera del alcance de los reguladores, también podrían estar divorciados de la economía real.

Con estos escenarios en mente, la pregunta no es cómo hacer cumplir la regulación sino que objetivo deben tener las regulaciones.

¿Cómo debería regularse el DeFi?

Existe la oportunidad de que un nivel apropiado de regulación otorgue a DeFi suficiente margen para marcar la diferencia: impulsar la transparencia, aumentar la inclusión financiera y permitir el crédito a 8 mil millones de personas que verán al mundo dar nuevas opciones hacia la prosperidad.

Sin embargo, también existe la posibilidad de una extralimitación sofocaría la innovación y el crecimiento y tendría consecuencias no deseadas.

Desafortunadamente, parece que ya estamos en este camino.

Los reguladores deben comprender que DeFi comparte muchos de los mismos objetivos: revisar procesos inflexibles y brindar un acceso más amplio, precios más baratos y más estabilidad, todo mientras se garantiza que estos beneficios se compartan ampliamente con todos los participantes del mercado.

Por ejemplo, el acceso a la liquidez ha sido durante mucho tiempo una preocupación central no solo para los proyectos de criptomonedas y blockchain, sino para los mercados financieros en general. Según el Banco de Inglaterra, Run Lola Run discurso de 2019 de Andrew Hauser, hay evidencia de que aquellos que están más alejados de la liquidez obtienen un trato cada vez peor.

DeFi tiene el potencial de crear mercados más justos, más transparentes y con más liquidez a través de mecanismos completamente nuevos, ayudando a todos a reducir el fraude y la ejecución anticipada, resolviendo la fragmentación y creando mercados que son eficientes, resilientes, justos e igualmente accesibles para todos, no solo para los participantes con los contactos adecuados.

Definir la regulación correcta podría hacer o deshacer la DeFi, y hay grandes preguntas por responder: ¿cómo se establencen los nuevos ratings?, ¿cómo construimos identificadores descentralizados (DID del W3C)?, ¿cómo podemos asegurarnos de que los controles no actúen en contra de la inclusión financiera?, etétera

Existe la oportunidad para reconstruir el mercado financiero de otro modo, pero deben establecerse objetivos claro y crear regulaciones que faciliten el camino para llegar a ello.

RELACIONADOS

- Publicidad -spot_img

ÚLTIMas publicaciones