Claves para diversificar y capitalizar una startup

Tomar decisiones con sentido sobre la diversidad, equidad e inclusión (DEI) en el lugar de simplemente aumentar sin orden las cargas trabajo, van más allá de simplemente formar un equipo.

Garantizar la diversidad dentro de la tabla de capitalización ha sido imprescindible, y ha demostrado ser fundamental para el éxito. Al hacerlo se diversifican los inversores en función de una variedad de criterios que proporciona mucho más valor que la financiación por sí sola.

Dar prioridad a la diversidad conlleva una gran cantidad de conocimientos, perspectivas y experiencias. Para que esto suceda, lo principal es centrarse en crear un producto y un equipo en el que la gente quiera invertir. Pero después de ello, muchas startups hablan de agregar diversidad en el capital, pero ¿cómo hay que hacerlo?

Establecer los criterios de inversor desde el principio

Por ejemplo, en seleccionar a los inversionistas en función de una variedad de factores, como el tipo de inversionista (VC, ángel, oficina familiar, etc.), género, raza, experiencia y una profunda pasión por la misión. Al llegar a los criterios, losfundadores deben escribir las razones por las que cada factor es importante para la startup.

Desglosar el capital para diversificar a los inversores en función de una variedad de criterios proporcionará mucho más valor que la financiación por sí sola.

Si la empresa quiere abordar un problema que afecta a las mujeres en todo el mundo, es particularmente importante para los fundadores contar con mujeres inversionistas, inversionistas racialmente diversas y profesionales de la industria que entiendan la magnitud del problema que se trata de resolver.

Al establecer los criterios, hay que definir claramente los objetivos e identificar el valor que cada inversor aporta. Como equipo, pensar en lo que querrían estos inversores si pudieran hacerlo a su manera y por qué.

Como startup, es fácil distraerse y considerar aceptar capital de uno de los primeros inversores que expresan interés, incluso si no son los más adecuados. Es importante mantenerse enfocado y pensar en cómo la selección cuidadosa de sus inversores puede afectar su negocio.

Crear un embudo de inversión

Es habitual que en este proceso el CEO y las personas responsables hablen con más de 250 inversores seleccionados en función de los criterios establecidos. Antes de acercarse a estos inversores, es clave crear una lista de objetivos que consista en inversores anhelados y objetivos realistas. Hay que essforzarse para hablar con cada uno de ellos.

Un enfoque es tratar este proceso como un embudo de ventas: mantener un canal de inversionistas, pedir referencias, realizar un seguimiento de los comentarios y aprovechar cada oportunidad para buscar asesoramiento.

Al construir un embudo de inversores, expresar lo que se quiere es crucial para encontrar a los inversores adecuados. Al final de cada discurso de inversionista, se expresa lo que se busca en un inversionista y por qué. Encontrar a los inversores adecuados es como encontrar a los miembros adecuados del equipo: ser sincero acerca de las expectativas y abordar lo que se quiere que aporten al proyecto.

Una consecuencia es que los inversionistas correctos proporcionan introducciones a los fondos que se enfocan en el diagnóstico, lo cual es crucial para nuestro el siguiente paso de aumento a la Serie A. También incorporan una sólida red para contratar capital, comprensión personal, conocimiento de la industria y experiencia internacional para facilitar la expansión global.

Un desglose de inversores podría tener estas proporciones:

35% inversores privados
34% mujeres (mujeres inversionistas o fondos encabezados por mujeres)
26% capitalistas de riesgo
23% familiares y amigos
18% inversores internacionales
15% grupos de ángeles

Identificar lo que puede comprometer

Algunos inversores tendrán ciertas expectativas, necesidades y demandas. Por muy tentador que sea atraer a un inversor, se debe considerar si lo que están pidiendo se alinea con el resto de los inversores y con los objetivos de su empresa.

Por ejemplo, es fácil encontrarse, en las rondas semilla, grupos de inversión grandes y atractivos para trabajar con ellos. Sin embargo, el tamaño de inversión suele significativamente menor que cualquiera de los principales inversores y solicitan los mismos derechos. Por mucho que quiera trabajar con ellos, suele ser difícil ajustar la definición y los términos de los principales inversores para la ronda propia. No es justo para el resto del grupo.

Eso no quiere decir que los cheques de tamaño pequeño no sean valiosos. Algunos inversionistas aportan menos de 10,000 dólares y demuestran ser un enorme valor añadido y ofrecen apertura de mercados. El punto es que se debe considerar lo que acompaña al cheque e identificar la mejor manera de determinar a quién se quiere en como inversor y con qué límites. Nunca se debe atraer a un inversor porque está de moda o es llamativo; más bien concentrarse en el valor que aportan al negocio.

Para muchos fundadores, tener la capacidad de ser selectivos al construir su tabla de capitalización es un escenario de ensueño, pero este aspecto del negocio no debe pasarse por alto.

Es necesario tomarse el tiempo para asegurar de que se está tomando las mejores decisiones para el negocio. En última instancia, construir una empresa en la que la gente quiere invertir y, por tanto, se tendrá más control sobre su tabla de límites.

RELACIONADOS

- Publicidad -spot_img

ÚLTIMas publicaciones